Herramientas prácticas para gestionar los celos.
17669
post-template-default,single,single-post,postid-17669,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Herramientas prácticas para gestionar los celos.

El rechazo

Los celos y la inseguridad son emociones bastante destructivas si no nos damos cuenta de ellas. Se activan por un estímulo externo (una situación) y nos llega a la mente como una amenaza. Esta amenaza puede ser real o irreal. En estas situaciones la mente sin querer monta pensamientos “No soy lo suficientemente buena”, “Es mas guapa que yo”, “No me quieren” y muchas cosas más. Se activa el miedo, habitualmente es el miedo al abandono (la mayoría de las veces inconsciente). Todo eso puede que no tenga ni pies ni cabeza, o sea no es real. Pero sufrimos y creamos pensamientos destructivos y si no somos conscientes de ellos puede surgir lo siguiente:

  • creamos interrogatorios por que la mente busca explicaciones y justificaciones a nuestra película,
  •  hay discusiones,
  • se crea distanciamiento en la relación,
  • se crea condicionamientos que hacen que distanciemos de “la causa” del estimulo (puede ser la familia, amigos, ex pareja con la cual ha habido buena relación, etc.)
  • hay condicionamiento a la hora de la comunicación.

Por lo cual vemos que celos y la inseguridad nos hacen mucho daño. Solo hay cosas negativas en cuando aparecen. Es muy difícil convivir con una persona celosa, por que sospecha de todo, controla y condiciona mucho la vida de los demás.

Para poder gestionar los celos como cualquier otra emoción lo primero y esencial es ser consciente y aceptar que «soy celosa/ celoso». Lo habitual es que no nos demos cuenta. Solo actuamos según nuestros patrones e impulsos. En caso de darnos cuenta, queremos pretender que no lo somos o sea negar la emoción, pero eso no lleva a ningún cambio.

Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma.

Carl Gustav Jung

La comprensión

 Somos duales, somos parte de la naturaleza y si observamos, todo en la naturaleza tiene opuestos. Dia y noche, frio y calor. Nos puede gustar una cosa más que la otra, pero la aceptamos, hemos adaptado a ella. No nos queda otra. ¿Y cómo somos cuando la cuestión es sobre nosotros, los humanos, las personas? ¿Aceptas tus emociones opuestas? ¿Aceptas tus estados de rabia, celos, odio etc? ¿O te remueve, sientes culpable en sentir lo que sientes?

¿Qué hacer?

Desde la inteligencia emocional enseñan que hay que:

  1. Comprender esa emoción. Comprender qué es lo que sentimos, qué es lo vivimos, donde siento la emoción y cómo la siento. Y comprender que es solo una emoción. No es más. No nos tiene que condicionar la vida. Al entrar en esta consciencia, podemos tomar el poder sobre la emoción.
  2. Aceptar que es parte de mi abanico de emociones, que es parte de mí. Tanto las emociones agradables como las desagradables son emociones en cada persona. Es natural sentirlas. Son emociones opuestas y somos duales, te acuerdas?
  3. No rechazar. Si las rechazas y niegas, no las estás gestionando. ¿Te gustaría vivir sin estas emociones? SI, claro. ¿Te  gustaría vivir en un clima agradable (ni frío ni calor)  todo el año? Si, por supuesto.  Pero tanto el frío como el calor es parte del clima en que estamos y no nos queda otra que aceptarlo. Cuando adaptamos a ello, es cuando no nos molesta. Cuando integras celos en tu vida es cuando dejan de molestar.

¿Cómo hacerlo?

Aquí empieza la gestión emocional. Sabemos que celos vienen de los miedos. Pueden ser miedos a rechazo y abandono creados en la temprana infancia. Solo al saber esta información quizás ya nos relajamos por que lo hemos comprendido. Y cuando vienen estos miedos es dejar que estén, abrazarlos, permitirles espacio y darles amor. Convertir este miedo en amor. Propongo varias herramientas practicas para trabajar el miedo y celos.

  1. Escribir en una hoja afirmación: “Estoy segura/o. Seguridad.” “Miedo/celos te permito que tengas espacio en mí y gracias por lo que me enseñas, acepto tu presencia”, repetir estas palabras y frases cada vez cuando aparezca la sensación de inquietud, celos, miedo e inseguridad. Acuerda que estas emociones pueden disminuirse solo así, aceptándolas y puedes ganar mas seguridad, creándola desde dentro de ti. Recibir la seguridad desde fuera es una falsa sensación de seguridad, es temporal y desaparecerá cuando el obstáculo o situación deja de crearte la seguridad. Por lo cual es esencial que la seguridad te la creas tú.
  • 2. En una situación insoportable, cuando se apodera el sentimiento de miedo y celos es hacer un acuerdo contigo mismo, por ejemplo, “Me comprometo que no voy a reprochar nada a mi pareja”, o que “no voy a hablar del tema “u otra frase que haga que desde ti no salga en manera reactiva. Así te das tiempo que la intensidad de la emoción se disminuye así pudiendo hablar de ella o de las cosas que crea inseguridad en ti desde la calma. Recuerda que la emoción es tuya. Nadie tiene la culpa de lo que tu sientes. Nadie te la podría activar si no estuviera en ti. Así que eres la única persona que lo puede gestionar.
  • 3. Agradecerla, por que todas las emociones nos enseñan algo. Nos hablan de algo que hay en nosotros, nos trae una señal. No es más, es una información. Saber interpretar el mensaje eso ya es otra cosa. Ahí se podría trabajar con otra herramienta para ver que hay en tu vida, que te ha hecho hacer que esta emoción se activa.

En conclusión. Los celos es una emoción mas de nuestra persona. No somos monstruos en sentirla, pero si hay que tener en cuenta, que puede ser destructiva si no la atendemos y si permitimos que domine nuestra vida. Espero que os haya ayudado un poco mas este post. Si quieres trabajarlo personalizado en sesiones individuales de coaching, puedes contactar conmigo por correo electrónico  info@noraplepe.com.

No Comments

Post A Comment